eTwinning Medina Sidonia

Blog para dar difusión de trabajos realizados dentro de los proyectos eTwinning que el IES San Juan de Dios de Medina Sidonia (Cádiz) mantiene con la Escola Secundária de Pinheiro e Rosa de Faro (Portugal) y Lycée Europeén de Villers Cotterêts (Francia).

06 mayo 2006

Yo viví la guerra (Francia)



El tema de « yo viví la guerra » en seguida me ha llamado la atención porque tiene un eco particular en mi familia. En efecto, mi abuelo (por la parte de mi madre) combatió y fue hecho prisionero en la segunda guerra mundial. Mi padre vivió esta guerra de pequeño y combatió, años después, en la guerra de independencia de Argelia. Vi a mi padre hace una semana y pude hacerle la entrevista que los alumnos en grupos han tenido que hacer también.

Mi padre se llama Robert Calmels y nació el 2 de enero de 1936. Era electricista (lleva 10 años de jubilado). Durante la 2ª guerra mundial (que solemos llamar “39-45”) tenía unos 8 años. Se acuerda de que la gente tenía libretas de racionamiento con alimentos según la edad (para el azúcar, el chocolate, el café). En su familia eran agricultores entonces la leche, los huevos, la carne lo tenían al alcance de la mano y no necesitaban la libreta. Vivía en una zona ocupada, el ejército alemán controlaba a los aldeanos y los franceses requisaban las vacas, las gallinas (cada familia tenía derecho a cierto número de vacas, etc.). En la grabación, le pedí que hablara en occitán, el idoma regional que ya casi no se habla pero que fue su lengua materna. Cuenta que el hecho que más le impactó fue cuando el médico del pueblo les avisó que los alemanes iban a bombardear el pueblo. Entonces se fueron todos a casa de una tía y se quedaron ahí. Tenían mucho miedo. Al final, afortunadamente, los alemanes no bombardearon el pueblo y regresaron a su casa.

Mi padre me habló más de la guerra de Argelia ya que en ésta combatió. Tenía entre 21 y 23 años, se fue en diciembre de 1956 hasta fines de octubre de 1958. Estuvo allá 22 meses o sea muchísimo. Estaba con los paracaídistas (no tuvo elección). Siempre tenían que estar atentos. Había atentados, operaciones de mantenimiento del orden. Para los argelinos era también muy difícil, estaban entre dos bandos, tenían un impuesto que pagar al FLN (Frente de Liberación Nacional), tenían una libreta de racionamiento. Vivían bajo un control permanente (cuando salían o entraban en pueblos). En la grabación, esta vez en francés, nos dice que el hecho que me le impresionó es cuando un amigo murió a unos 10, 15 metros de él, en una emboscada. Fue durante una “operación”, en un bosuqe. El oyó entre tiroteos un grito pero no estaba seguro de lo que había pasado. Luego, al final de la operación, cuando se juntaron en el bosque y pasaron lista, se dieron cuenta de que faltaba uno, era su amigo.

Hubo otros compañero que murieron también.

Mi padre habla con bastante facilidad de esta guerra (otros combatientes nunca hablan de esos momentos) y pertenece a la FNACA, una asociación de antiguos combatientes de la guerra de Argelia.

La foto de la época es muy formal, se la hicieron allá. Y la foto de hoy fue sacada hace un par de semanas en el jardín de la casa de mis padres.

No era la primera vez que hablábamos sobre este tema pero noté que a mi padre le gustó ver que me interesaba por unos momentos difíciles de su vida.